lunes, 28 de junio de 2021

Lecturas y reflexiones

 


Después de regresar de un viaje en el que siempre se tiene más tiempo para pensar y reflexionar sobre el día a día rutinario, vuelvo con esta disertación que esperemos no me quede demasiado profunda ni eterna. 

Sobre lecturas y escritura

Muchas veces no soy consciente de lo mucho que leo. Lo hago por placer, claro, porque me encanta y además escribir reseñas me ayuda a mantener siempre activa la vena de la escritura. 

En ocasiones siento que leo por encima de mis posibilidades.

Y sí, me embarco en varias lecturas distintas, de diferentes géneros, escritas por todo tipo de escritores: consagrados, amateur, de editoriales, de autopublicados... Todo lo que leo me influye a la hora de escribir, lo positivo y lo negativo, lo que está bien y lo que está mal, de alguna manera mis neuronas espejo funcionan a la perfección y "copian" o "replican" el estilo de escribir de otros. Eso no es algo malo, a escribir se aprende leyendo, pero lo que me ha ocurrido o la conclusión a la que he llegado, es que, en ocasiones, necesito leer libros que tengan que ver (más o menos) con lo que estoy escribiendo en ese momento, porque me ayuda.

 

Algunos de los libros que tenía intención de leer

Por ejemplo, ahora mismo estaba leyendo dos libros de fantasía épica, otro de ciencia ficción, otro de romántica, uno de distopía... y así. Tal vez lo que ocurre es que leo muchos libros a la vez. Algo que en general, no me supone ningún problema (después de pasar por la universidad y matricularme en doce asignaturas de varios libros "densos" cada una, mi habilidad para simultanear lecturas creció) sin embargo, bien mirado sí que es un problema.

Leo muchas más horas de las que escribo (sin duda alguna) y ahora siento que lo que esté leyendo (al menos en esta temporada, quién sabe más adelante) debe estar relacionado con lo que escribo, no que tenga que ser exactamente lo mismo, sino al menos algo de género similar, un estilo aproximado al mío (lo máximo posible) y sobre todo que esté muy cuidado en cuanto a edición.

Espero que nadie se ofenda por lo que voy a escribir a continuación, porque no estoy diciéndolo por nadie en particular, ni por los escritores que han escrito los libros que estaba leyendo en estos momentos.

Nadie tiene la culpa de mis paranoias mentales y mis cambios, pero está claro que cuando lees libros que contienen algunos "errores" al final todo se pega; los aciertos también, por cierto, aunque a veces no se vean tan fácilmente. Me cuesta mucho más escribir cuando leo muchos estilos diferentes y es una conclusión a la que he llegado dejando de leer varios días. Me ocurría lo mismo escribiendo "académicamente" si leía muchas obras y libros espesos acababa redactando igual, si en cambio eran más ligeros, mis artículos y trabajos también. Me resultaba más sencillo escribir en versión academia cuanto más leía, sí, pero a veces necesitaba distanciarme para escribir yo misma y no como otra persona.

Tampoco es que deba darle explicaciones a nadie sobre lo que hago y lo que dejo de hacer, solo a aquellos a los que le "prometí" una reseña, con los cuales contactaré próximamente.  

Con esto no quiero decir que vaya a dejar de leer, eso es imposible. Solo leeré un libro que ahora mismo "combina" con lo que estoy escribiendo. Se trata de Insomnia del viejo Stephen King (digo viejo no porque el señor esté mayor, que también, sino porque es de sus primeros años) como mucho seguiré releyendo La torre oscura, que ya iba por el tomo IV. Siento que King es mi "maestro en la lejanía" el hombre por el que empecé a escribir. "Yo también quiero escribir HISTORIAS como él lo hace" y lo pongo así en mayúsculas. Podrá gustar más o menos su manera de escribir, lo que cuenta y cómo lo hace, para mí es un creador de historias y eso es lo que yo quiero ser. 


Se puede aprender a escribir correctamente, tener un estilo propio, no tener errores de puntuación u ortografía, ser más o menos conciso, hacer capítulos más o menos cortos, a maquetar, mejorar las sinopsis... y un largo etcétera, pero lo que de verdad importa cuando escribimos es saber contar una historia, poder transmitir ALGO, lo que sea. 

Conclusiones

No quiero sonar soberbia, aunque sé que algunas personas tendrán esa opinión sobre mí. No dejo de leer lo que estaba leyendo porque sean malas historias o estén mal escritas. Dejo de leer porque no son lo que necesito en estos momentos de creación en los que me hallo inmersa. Una nueva novela que precisa de lecturas diferentes a las que estaba haciendo. Como dice el otro "hay un momento para cada cosa" y es cierto. Seguro que las retomaré más adelante, cuando la novela avance o incluso cuando termine de corregirla (sabe nadie cuándo será eso) A veces hay que parar y respirar, y decidir, al fin y al cabo, si leo porque me apetece, nadie me obliga a leer esto o lo otro (como ya dije a excepción de lo que leo para reseñar expresamente).

Si has llegado hasta aquí, gracias por leerme.

0 Comments:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! En breve, recibirás una respuesta

Cute Black Pencil