Los comuneros | Matraca Ediciones

 

Matraca Ediciones me envió este ejemplar de Los Comuneros y me lo merendé en la tarde de ayer. Es la segunda edición (septiembre 2020) de este libro y en esta ocasión incluye algunas novedades que lo convierten en algo muy interesante y original. No es una novela al uso. Cuando termina el relato principal Los Comuneros escrito por Sergio y después de una entrevista al autor por Pepe Cueto, comienzan una serie de relatos que complementan la trama de la historia principal escritos por diferentes autores y autora, de los que hablaré más adelante. Son los llamados Traficantes de relatos y escriben Los Comuneros apócrifos, una suerte de fanfics de la historia principal. Me parece esta una novedad muy interesante que completa la ya de por sí original línea editorial de Matraca. Contiene además un juego con las once ilustraciones que Ana R. Quía realizó para la primera edición y banda sonora.

Ficha técnica


Año de publicación: 2020 (2ªedición)

Edición, paratextos y parailustraciones: Pepe Cueto

Colección: Serie Beee nº16

Género: Literatura Pulp

Banda sonora: David Muñoz Pérez

Revisión: Andrés Ramón Pérez Blanco

Ilustraciones: Nicolás Martínez Cerezo y Ana R. Quía

Maquetación: Fernando Lorente


  
Pincha la imagen para ir a la web de Matraca Ediciones 
Ejemplar en edición bolsilibro: 8€


Sinopsis



Un policía en acto de servicio tiene que infiltrarse en una secta tan atrayante como peligrosa: los Comuneros, una congregación que te ayudará a eliminar de tu vida lo que ya no sirve. Para llevar a cabo su misión el policía Hermann se convertirá en Albert Ducke, un nuevo rico.



Mi opinión


Es una historia corta que me leí del tirón en una sola tarde. No ahonda demasiado en los temas importantes que trata como son las sectas, el canibalismo o la religión, pero aun así es entretenida. No he conseguido empatizar con el personaje principal Hermann ni con su alter ego infiltrado en los Comuneros, en ningún momento sentí al protagonista como alguien por quien temer que le ocurra algo malo (o bueno). Ingrid me inspira ternura desde el primer momento en qué aparece sin embargo su romance no termino de creérmelo. 



Le gustaba su nuevo nombre, significaba noble y brillante



El personaje de Alpha tiene mucha más chicha que, aunque no se deja sentir de una manera memorable, sí que tiene más gancho. Al ser un relato corto más que una novela tampoco hay mucho espacio para un desarrollo óptimo de los personajes, según mi opinión. El final y la cháchara de Alpha me pareció precipitada y en cierto modo decepcionante, poco o nada creíble. No puedo desvelar más sin caer en spoiler.



La explicación de lo que es la secta los Comuneros parece ser una crítica velada al estilo de vida actual y una búsqueda del yo interior que todos llevamos dentro, detrás de capas de consumismo desaforado y excesos que nada aportan. Eso parece al principio, porque al infiltrarse el policía resulta que la congregación es una sociedad estratificada en la que «los de abajo», los novicios han de sufrir una serie de calamidades para poder llegar al siguiente nivel y convertirse en necesarios en donde su vida en los Comuneros mejorará. Aun hay un último peldaño en la escalera de locura que es esta secta: los dadivosos que no son llamados así por mera coincidencia, su nombre tiene una explicación que tendréis que descubrir al leer el libro.



En los Comuneros hay cuatro referencias a relatos anteriores del autor publicados con el título de La promesa y otros relatos de la editorial Buitre Negro, (nos lo cuenta en la entrevista posterior a la historia) el #Sergioverso que dice Pepe Cueto, cercano a los mundos conectados de Stephen King me encanta. Poder jugar aquí y allá con los personajes es algo fascinante, además de que da juego a la hora de promocionar tus obras. 


En general, Los Comuneros me ha parecido una historia entretenida, fácil de leer por su lenguaje claro y conciso. Y aun con todos sus «peros» que tiene bastantes y su abuso de los adverbios terminados en -mente (defecto de correctora el encontrarlos a la mínima de cambio) me deja buen sabor de boca.



Los traficantes de relatos – Comuneros apócrifos


La historia principal mejora mucho añadiendo estos siete pequeños relatos relacionados con la trama. Además de ser una idea muy original que aparezcan en esta edición bolsilibro tan bonita, son un complemento perfecto a las partes que tenían poco desarrollo. Os cuento un poco de qué van los relatos y quién los ha escrito:

La verdad más cruda — Raul Cordero

Nos habla un poco del personaje Alpha y su discurso sobre el innatismo de la religión en la «naturaleza humana». Como antropóloga tendría algo más que decir de este breve relato que da cuenta de la soberbia de Alpha y sus motivos para afirmar que su secta no es una religión, pero como este no es un blog de antropología, me quedo con lo bueno del relato que es el haber desarrollado más la idea de la religión dentro de la historia.

El epicentro de mi guerra — Tamara López
La única «traficanta» nos ofrece un relato bastante crudo. La visión de cómo Hermann rescató a Ingrid de una espiral de droga y destrucción escrito desde la perspectiva de la muchacha. 

Verdeckter Einsatz — Alex M. Saponi
Una breve historia de un policía (o mejor dicho expolicia) compañero de Hermann que ahora regenta un bar al lado de la comisaría.

Una noche de verano — Pepe Cueto

Un relato casi poético con toques Shakeasperianos sobre el canibalismo y el amor. (Es el relato de los traficantes que más me ha gustado por esa aura misteriosa)

La sombra del pianista — David Piulé
El compositor de la banda sonora de este libro nos presenta la triste historia detrás del pianista de Rostro Oculto que llenaba con sus melodías del piano la secta de los Comuneros haciéndola aun más, si cabe, mística y atrayante. 

¿Qué fue de Alger Helbein? — Sergio Salvador Campos
Historia del hijo del ministro, cómo se unió a los Comuneros y lo que hizo (y le hicieron) allí antes de la llegada del policía Hermann.


Deuda entre amigos — Tony Jiménez
Klinsmann y Dieter en una lucha contra el Picahielos. Un relato con tintes de novela negra. Me ha gustado mucho el tono en el que está escrito y solo me recuerda que tengo muy pendiente leer más cosas de Tony. ¡Cuánto antes! 


Puntuación
Valorando en conjunto toda la obra (relatos, ilustraciones, banda sonora, edición y entrevistas incluidas) me parece un libro interesante, único en su especie y del que espero seguir teniendo noticias en el futuro (me he enterado de que el autor anda preparando una segunda parte)