Hijos del Gamma | Emma Hurtado

  


Hoy vengo con una reseña de Hijos del Gamma (Elixir) un libro que gané en un sorteo en Twitter. Lo he leído en formato ebook, pero podéis encontrarlo en tapa blanda en la web de la editorial que lo publica: ediciones Atlantis. He tardado bastante en leerlo no porque sea una lectura pesada, desde luego, sino porque cuando lo recibí en mayo estaba inmersa en mis estudios y apenas podía leer nada que no fuesen los libros académicos. De todos modos no pude resistirme a empezarlo en aquel entonces y avancé hasta la página 100 más o menos. Lo he retomado hace poco y leído del tirón ya que es una lectura muy fresca y ágil, que además recomiendo a todo aquel que le guste la fantasía, especialmente la fantasía steampunk.


Ficha técnica

Año de publicación: 2020

Editorial: Atlantis

Género: Fantasía Steampunk/ Novela juvenil

Número de páginas: 314

Formato: tapa blanda y digital (en Lektu)

Precio: Tapa blanda (18€) Digital (1€)

Sinopsis

Eretris es la única ciudad superviviente tras una catástrofe en la Tierra.

El Gamma, una energía tóxica para el cuerpo humano habita cada rincón, aniquila la vida a su paso, pero también entrega a los habitantes de Eretris poder. Ellos los denominan dones, habilidades increíbles que brinda a los Hijos del Gamma un poder casi ilimitado. Poder a cambio de sufrir los efectos secundarios de uno de los ocho dones que existen. Así, la paz ha perdurado entre los habitantes; aislados del Gamma por una cúpula que les mantiene a salvo. Sin embargo, cuando se produce una subida de nivel en el nivel del Gamma, el caos estalla.

Lynx, un ladrón que pertenece a una sociedad de ladrones, busca venganza por la muerte de un viejo amigo… Nayra por fin será libre tras llevar toda la vida presa de su don… una profetisa del Santuario escapará de su hogar tras haber sido testigo de una terrible visión… Neriabell busca desesperadamente una cura para el Gamma y Ruby sufre las consecuencias de llevar en Eretris una «P» tatuada en el cuello.

Que el destino de los cinco se una es la última esperanza para Eretris… ¿O quizá es demasiado tarde?


Mi opinión

Me encanta cuando leo un libro y siento que tengo mucho que decir sobre él, eso quiere decir que ha conseguido llegarme. También es cierto que me resulta más complicado ordenar la reseña así que he optado por dividir mi opinión en varias partes: creación del mundo, personajes, obra en conjunto, final, lo que más me ha gustado, lo que menos y puntuación. Agarren sus palomitas porque llevará un rato...


CREACIÓN DEL MUNDO

En Eretris no solo hay magia (Gamma) sino que también hay religión, moneda propia, política y asuntos del poder, estratificación social (clases sociales) y mucha, mucha contaminación. Por momentos el relato me recordó a otras novelas de fantasía ya leídas, pero no me desagrada en absoluto, de hecho es bastante difícil idear algo que aun no esté inventado. En eso destaca Emma que no solo ha denominado su "magia" con otro nombre, Gamma, sino que además le ha agregado unos efectos secundarios, algo nada habitual cuando se habla de magia.

Los ocho dones que otorga el Gamma aparecen conforme lo hacen los personajes, la manera de introducirlos es hábil y tampoco requiere de extensas explicaciones para ello. 

Los pequeños retazos que aparecen al inicio de cada capítulo nos dan una idea de lo que es y no es Eretris, su historia, sus normas, derechos y deberes. Esos retazos le dan un valor importante a la obra y también están puestos con mucho sentido. En el capítulo 1 ofrece una información importante sin tener que introducirla directamente en la narración: 

Contamos con un total de ocho dones que el Gamma nos brinda. No todos los habitantes de Eretris cuentan con uno, sin embargo, el número de Hijos del Gamma ha ascendido a lo largo de los años. Los individuos con dones se dividen en: cronoquinéticos, fugaces, intangibles, mentalistas, sanadores, atmoquinéticos, psicométricos y, por último, los profetas. Capítulo VI de El Gamma en nuestros cuerpos, por el gammógrafo Angus Messina. 

 

La autora ha conseguido crear un mundo nuevo del que tampoco nos revela demasiado, al menos en esta parte, ya que estamos ante una bilogía. A través de esos pequeños fragmentos (que me han encantado) puede explicar asuntos que de otro modo no conseguiría si no fuese a través de los personajes (lo que quedaría un poco forzado) pues toda la narración (excepto el prólogo) está escrito en primera persona. De ello hablaré en la sección de la obra en conjunto. 

El ambiente steampunk se nota en la cantidad de contaminación a la que siempre hay alguna referencia, el humo de las fábricas por ejemplo; y también en los medios de transporte. Es fácil imaginarse caminando por los anillos de Eretris: así ha dividido la ciudad, en tres anillos que conforme se alejan del centro más expuestos se hallan al Gamma. La protección de la cúpula es menor en las afueras, en donde además ubica (estratégicamente) a las clases "bajas" o con menos recursos. Algo que puede resultar manido y que de todos modos funciona bien.

Hay una protesta social que impregna todo el libro desde la enfermedad del Gamma que podría equipararse incluso con la propia pandemia que estamos viviendo actualmente o los intereses cruzados entre poderosos y el pueblo llano.


PERSONAJES

Así como la creación del mundo me ha parecido adecuada, no puedo decir lo mismo de todos los personajes. He leído en otras reseñas que muchas personas se han sentido identificadas con algún personaje (especialmente con Neriabell) o que todos le han parecido distintos... Vayamos por partes.

En mi opinión, los personajes que mejor definidos están son Lynx y Hermana (Zuri más adelante) ya que ambos presentan rasgos que los identifican de manera notable cada vez que intervienen. Lynx se mantiene desconfiado y vengativo durante todo el relato, sus acciones corresponden con su manera de ser o con como se presenta. Zuri se muestra inocente, entrañable, sin maldad desde el primer momento en que aparece y hasta el final. 

No quiero decir que los personajes no puedan evolucionar (que sí) sino que al estar escrito cada capítulo por la boca de un personaje se necesita ser muy hábil para que lo que piensa el personaje no estorbe a sus acciones. A menudo me daba la sensación de que no encajaba cómo se sentía el personaje con lo que hacía después, me refiero a personajes como Nayra, Neriabell y Ruby que por momentos me parecían incluso la misma persona. Aunque estuvieran en escenarios diferentes y con distintas tramas las tres, sus reacciones ante determinados sucesos se parecen demasiado, lo que me llevaba al equívoco muchas veces. 

Creo que el papel de los malos, como el gobernador Gilderoy no se ha explotado lo suficiente (y eso que tiene potencial). Es como si la autora hubiese huido de escribir desde la perspectiva del mal. Como si todo lo que pudiese narrar tuviera que ceñirse a lo que pensaban y/o hacían los personajes principales considerados "los buenos". 

En Eretris siempre ha habido un viejo proverbio: una colmena sin reina, es una colmena condenada. Gobernador Gilderoy

 

OBRA EN CONJUNTO

En la presentación digital de Hijos del Gamma en Instagram presentada por Laura Tárraga, Emma contó que en un principio este libro estaba siendo escrito en tercera persona, pero que llegado un momento -ni más ni menos que cuando ya llevaba 50.000 palabras- se dio cuenta de que no funcionaba, de que sentía a sus personajes lejanos y que no conseguía transmitir lo que sentían, por lo que decidió cambiarlo a primera persona antes de abandonarlo. Me parece algo muy arriesgado y además laborioso cambiar tantas palabras, y creo que es muy complicado escribir en primera persona desde la perspectiva de tantos personajes diferentes. Aunque en algunos casos como cuando "habla" Lynx o Zuri la escritora resuelve bien y los personajes tienen voz propia, siento que los otros que intervienen no están tan desarrollados o tienen carencias que a la larga se nota en el conjunto de la historia. 

En mi opinión, totalmente subjetiva, este libro me hubiera gustado mucho más si estuviera escrito en tercera persona desde el principio. De hecho, el prólogo está en ese tiempo y me gustó y enganchó desde el primer renglón. 

Hay escritores que creen que no pueden plasmar lo que sienten los personajes si no escriben en primera persona (no digo que sea el caso de Emma), sin embargo, es posible usar la tercera persona y como narrador ubicarte dentro del personaje. 

Por otro lado, como narrador omnisciente tienes más ventaja para todo, ver y mostrar algo que los personajes no saben, de esta manera, escribiendo en primera persona te atas demasiado a lo que estén haciendo los personajes. Emma incluso comenta que creó un don por pura conveniencia para que el personaje que lo tiene pudiera saber qué sentía otro personaje sin tener que preguntárselo, solo tocando su piel. De todos modos considero que se puede saber qué sienten los personajes sin tener que decirlo de una manera explícita, dejando que el lector saque sus propias conclusiones, algo que la autora apenas nos deja hacer.

En general, el estilo es limpio y sencillo, con toques de esa fantasía de siempre ya la vez con una nueva invención. Sin duda, estaré esperando por la continuación y la leeré para saber qué ha sido de todos ellos.

EL FINAL

Es un aspecto que siempre señalo y en el que me fijo a la hora de reseñar. En este caso creo que se formó una expectativa de final que luego no se cumple. Al enterarme de que tiene segunda parte cobra sentido que esté hecho de esta manera y aun así no deja de resultar desconcertante que después de toda la buena preparación de la trama nos vaya a dejar así. Tendréis que leerlo y sacar vuestras propias conclusiones.


LO QUE MÁS ME HA GUSTADO

Como ya he dicho los pequeños fragmentos que acompañan a los inicios de capítulo me parecen de lo mejor de la novela además de apropiados y que revelan información importante que tiene que ver con lo que va a ocurrir en el capítulo. También me ha gustado la manera sencilla de narrar de la escritora.

LO QUE MENOS ME HA GUSTADO 

Que algunos personajes no tuvieran peso en la historia (cuando sin duda lo tienen), que se parecieran hasta el punto de llegar a confundirlos y que no llegué a sentir conexión especial con ninguno de ellos. He visto algunos fallos ortográficos o de maquetación como palabras mal puestas que apenas tienen importancia y que seguro ya están corregidos en la siguiente edición que me consta se hizo más adelante. Me sacaba de la lectura también la repetición de conectores como el temido pero y la conjunción pues que sin duda no están mal utilizados, pero es una manía que tengo.


PUNTUACIÓN



Aunque parece que he sacado muchos "fallos" que no son más que apreciaciones subjetivas y fruto de mi propia exigencia como escritora y por ende lectora, es un libro super recomendable, que hará las delicias de lectores/as de fantasía juvenil. Me gusta también que los romances estén en segundo plano, desde luego no es una novela de fantasía juvenil y romántica que sin embargo deja toques muy sutiles de amor. Amoríos sí, pero no son lo importante de la trama. 

Ojalá pronto podamos leer la segunda parte, que según parece sale el año que viene.