Reseña El espejo de Mulgrave | David Martín Roca

 


Hoy os traigo esta reseña de un libro que me envía Tamara López en representación del escritor malagueño David Martín Roca y su primera novela corta publicada en 2016. Este es el primer libro de una serie de historias bajo el título Enemigos de la Sombra, en este caso El espejo de Mulgrave. Antes de entrar en detalles, vamos con la ficha técnica.

Año de publicación: 2016
Ilustración de la portada: Rombos.
Ilustración trasera: Doger
Diseño y maquetación: Yamatai (www.yamatai.es)
Edita: Promotora Cultural Malagueña
Coordina: Ediciones del Genal
Colabora: Librerías Proteo y Prometeo
Número de páginas: 76
Género: Fantasía paranormal
Disponible en: AMAZON
Sinopsis
El espejo de Mulgrave es una historia de detectives cuyos casos incluyen espectros, objetos malditos y seres sobrenaturales que a veces se encuentran tan solo a un paso, en la oscuridad del siguiente callejón.
John Farway y Drea Crane aún no lo saben, pero juntos van a convertirse de investigadores especializado en sucesos inexplicables, en el apogeo del Londres victoriano.

Mi opinión
No podría decirse que esto es una novela, sino más bien un relato, como el propio autor comenta en su prólogo: "el primero de una serie de relatos, al principio cortos, pero que van aumentando en número de páginas a medida que voy ampliando y mejorando mi pequeño universo victoriano". Dividido en diez capítulos de entre seis y siete páginas cada uno, la verdad es que leerlo me ha dejado como estaba antes de hacerlo. El sentimiento que me embarga tras terminar de leer es indiferencia. Drea Crane y John Farway, esos dos personajes principales no me han dicho gran cosa.

El ambiente victoriano apenas se vislumbra en la historia, excepto porque hay coches de caballos, mansiones de la época y extraños amuletos (que en realidad bien pueden estar presentes en nuestros días). Narrado en primera persona por John Farway, la longitud de los párrafos es escasa y entrecortada, podría decirse que suceden micro historias que te dejan con la sensación de que no termina nada. No se llega a conocer a los personajes en absoluto, si esa era la intención del autor al escribir este primer libro.

La aparición de Drea Crane es sosa y un poco surrealista, después los personajes se ven envueltos en una serie de acontecimientos que los llevan hasta la hacienda de Mulgrave en donde están ocurriendo sucesos paranormales que tendrán que investigar. Todo se resuelve de manera precipitada, por lo que la historia resulta vacía y hueca (qué sensación tan extraña tras terminar de leer).

Delgado, tan delgado, tan alto, tan fiero, si el mal tenía cara, yo la estaba contemplando. No dudé, me interpuse entre la criada y él, blandiendo mi atizador de chimenea.

Creo que lo que le ocurre es que ha querido condensar demasiado en muy poco espacio, con el resultado de una trama que parecía prometer y que no cumple nada. Si hubiera tenido un mayor número de páginas, podría haber desarrollado la historia de una manera efectiva, presentando a los personajes de forma adecuada y también la ambientación, tan importante en una novela de este tipo.

No sé cómo serán los siguientes libros (hay tres más según me he podido informar) y quizá en ellos se logre disfrutar más de la historia. A mí esta primera, no me ha gustado y no lo recomiendo si buscas una historia de fantasmas y detectives al estilo victoriano en el siglo XIX. Si buscas pasar el rato, puede entretener sobre todo con la aparición de la criatura Morkendi, tan fugaz como el resto de la trama (lamentablemente) 

Y hablando de esos malditos adverbios terminados en -mente, el texto está plagado de ellos (¡los odio!) sobre todo al principio. Un repaso de estilo le vendría genial. 


Siguientes libros de la serie Enemigos de la Sombra




Como digo siempre, mi opinión es subjetiva, pero si algo que leo no me gusta, tengo que decirlo, desde el respeto que me merece el hecho de que alguien consiga poner punto y final a una historia.

En la solapa del libro aparece una descripción (que es incluso mejor que la sinopsis propia) que si se hubiera cumplido, esta reseña no sería la que ahora estás leyendo. Dice: 
Drea Crane es aparentemente perfecta. Hermosa, inteligente, y dotada de una singular habilidad para la medicina, capaz de curar casi cualquier cosa. De algún modo no encaja en el Londres victoriano de 1870, y menos en el trabajo de detective.
John Farway por el contrario encaja en cualquier sitio. Un abogado elegante al que ninguna puerta se le cerra. Lo menos que desearía en el mundo es verse envuelto en un extraño caso con tintes sobrenaturales.
Pero el destino tiene planes para que ambos hagan frente a un mal antiguo y despiadado, una criatura que vive dentro de un espejo y solo ansía la más cruel de las venganzas.

Ese mal tan antiguo apenas dura diez páginas en las cuales es imposible desarrollar algo así. Por ser tan corto, le juega esa mala pasada. Aún así, David escribe bien, con un tono desenfadado y sencillo que es lo único que puedo resaltar como positivo dentro de esta primera novela corta.

Mi puntuación subjetiva





Sobre el autor
David Martín nació en Málaga en 1973. El espejo de Mulgrave es su primera novela corta. Ha escrito con anterioridad trabajos para comic y fanzines. Uno de ellos, "El último cazador", quedó finalista en el concurso de fantasía épica de Planeta DeAgostini.