jueves, 29 de julio de 2021

Creando una nueva historia, ¿cómo surge la idea?

A menudo me preguntan que de dónde saco las ideas para las historias que escribo: «no lo sé», solía responder.  Según me he ido haciendo mayor, en un ejercicio total de introspección, casi he vislumbrado una respuesta idónea para esa pregunta tan complicada. Puede que solo sea una asociación de ideas, algo que te inspira, o de pronto viendo una película se te ocurre algo que escribir, ¿será que simplemente estás recogiendo lo que ves y adaptándolo a una historia viable? ¿O va más allá? También pienso mucho en el «lago al que todos acudimos a beber» (Stephen King, La historia de Lisey)

—Para mí eres como... —Scott se interrumpe y luego esboza una sonrisa divina pese a sus dientes torcidos—. Eres como el lago al que todos acudimos a beber. ¿Te he hablado ya del lago?
Lisey asiente de nuevo y le devuelve la sonrisa. [...] Cuando habla del lago siempre extiende la mano, como si quisiera sumergirla en él o bien sacar cosas, tal vez pececillos lingüísticos. A Lisey le parece un gesto enternecedor. En ocasiones lo llama el lago de los mitos, a veces el lago de las palabras. 

Una metáfora sobre ese lugar fantástico del cual sacamos las ideas y dónde nos refugiamos del peligro. Cada cuál tendrá el suyo propio, crea en él o no, está ahí. (¡Por favor, leed La historia de Lisey! si queréis comprender).

Total, que he venido a escribir cómo ha surgido la idea para lo que estoy escribiendo actualmente «La ventana de Nora» y así de paso, empiezo a contar un poco más sobre esta futura novela.  

Todo fue causa del PremioLiterarioAmazon2021 que empezó en mayo. Justo entonces, acababa de publicar «El reino de Cartón» y ya estaba pensando en la próxima publicación. Veréis, tengo muchas ideas iniciadas, ideas que tienen, a su vez, su propia historia (cómo nacieron, se expandieron y/o evolucionaron) 

Decidí retomar una que ya tenía más de 50.000 palabras (unas 100 páginas) «En el interior del traje» (que escribí durante el #NaNoWriMo del año 2017, aunque la historia es bastante anterior, no puedo ponerme a escribir sobre cómo nació cada idea porque sino...) En resumen, al retomarla me di cuenta de que había pasado demasiado tiempo y no sabía por donde atacarla. Yo quería terminar antes de agosto para poder presentarla al premio Amazon, pero pronto me di cuenta que sería muy difícil, dado su estado de borrador inacabado.

Deja de reírte, maldito desgraciado, nada de esto es gracioso. Ni siquiera puedo imaginar el olor que despiden tus pies ahora, se ve a leguas que llevas días sin lavarte. ¡Asqueroso! ¿Y esas uñas costrosas? Para eso no tienes excusa, ¿verdad? Aunque no tengas ni un duro imagino que podrías haber encontrado un triste palillo para hurgar en esas mugrientas uñas y sacar toda esa mierda acumulada. Pero es mucho trabajo para ti, ¿eh? Prefieres seguir dando lástima, arrastrándote cual gusano, porque eso se te da de muerte, no se puede decir lo mismo de tu manera de afrontar los problemas. Inicio de «En el interior del traje».

No pasa nada, ¡será por ideas! Pensé que, de entre todo lo que tengo iniciado, sería bueno seleccionar algo más «sencillo», una novela ligera, venga vamos con «Vampiro 2.0», una historia que empecé escribiendo en Wattpad como «burla» hacia las novelas de vampiros (¡lo siento, no me odiéis demasiado!) y que sufrió una gran transformación tras hablar con mi querida hermana Loren

NOTA: si no queréis que vuestra historia se vaya por lares inhóspitos e inexplorados... no le contéis nada a Loren. Tiene la capacidad de "autostorming" es decir, tormenta de ideas propia, que hace que una historia aparantemente sencilla se convierta en un camión de dimensiones estratosféricas, por ende, complicado de manejar. (¡Hola Lorennnn! Si estás leyendo esto, muchas gracias por todas esas conversaciones, aunque por ello no logre rematar casi nada 😁)

Vampiro 2.0 se desparramó, pasando de ser algo más o menos fácil de escribir a... Bueno, ya os contaré más sobre esta historia. (Loren ya estaba diseñando la portada en su mente) 

Y claro, como iba contra el tiempo (por mi empecinamiento de sacarla antes de agosto) de nuevo pensé: «Jesús, dios mío, esto es inabarcable, voy a pensar en algo más "sencillo"». ¿Otra vez? ¡Sí! Así que repasé las ideas de mi carpeta de Novelas sin terminar (en la imagen no están todas las que en realidad son 😆)

La mayoría son solo títulos

Pero ¿por qué elegir una de estas ideas cuándo puedes escoger otra que estaba pensada para escribir en gallego? ¡Claro qué sí! Tal fue el caso de «A xanela de María» (La ventana de María) que en principio se me ocurrió cómo: una niña que está enferma y pasa la mayor parte del tiempo en su habitación mirando por la ventana, por lo que sea no puede salir a la calle. A través de la ventana verá escenas, imaginarias o no, que resultarán en algún aprendizaje. Puede también conocer a algún personaje, real o imaginario, tú verás. (Así es como describo las ideas cuando nacen). 
No recuerdo demasiado bien de dónde saqué esta historia o cómo se me ocurrió. En fin, que se convirtió al castellano, de repente, y también cambié que María fuese una niña a que fuese una anciana, porque una anciana tiene muchas más vivencias en su haber y por ello, más que contar.

Así, empezó todo. Una historia familiar, dramática en algunos puntos, una historia de vida. «La ventana de María», pero María es un nombre muy común, así que le llamaré mejor Marina. «La ventana de Marina». ¡Por fin! Empecé a escribir. 

Aquí vuelve a entrar en escena Loren, la expendedora de ideas que conectan y maridan bien con cualquier historia. Mientras le contaba qué tenía pensado para «La ventana de Marina» y que se había convertido en una anciana, ella exclamó: ¡ah, pues! yo tenía en mente un señor mayor sentado en un parque de no se sabe dónde, un anciano también. «Ramón» le dije. Y ella afirmó: sí, Ramón. Cediéndome el personaje. 

Pero, ¿quién es Marina? Pues es una mujer de unos ochenta años que está en una residencia de ancianos situada en Vigo. Ella padece Alzheimer por lo que está olvidando su propia vida, pero aún recuerda muy bien su pasado. A través de hechos que ocurren en la actualidad de Marina (2021 con Covid incluido) irá recordando esos momentos vitales. 

Por otro lado, está Ramón que aún no aparece, pero que anda por allí cerca, no te creas. Ambas vidas están profundamente conectadas.

¿Qué pasó al ir escribiendo bajo esa premisa? 
Lo primero: en el pasado aparecen multitud de personajes que también tendrán una vida, digo yo, ¡uy, sí! qué interesante. Marina en su infancia tiene un padre muy severo y católico, una tía igual de severa, dos hermanas, un tío que llega de la guerra... Viven en una gran casa en el pueblo X, de Santiago de Compostela, porque ah, sí, su padre es de origen irlandés y viene de una familia pudiente. ¿Y la madre? Bueno, tampoco voy a despiezar toda la trama.

Espera, espera, espera... El nombre de Marina ya no me cuadra con ese origen irlandés, además Carlos Ruiz Zafón tiene un libro archiconocido que se titula Marina  (lo descubrí de casualidad cuando ya estaba trabajando en la historia). No pasa nada, vamos a buscar un nuevo nombre. 

Googleo: nombres de mujer y hombre irlandeses. ¡Ah! Qué bonitos. En resumen, Marina pasa a llamarse Nora, sus hermanas Adara y Amy, su padre el señor Sullivan Murphy, la Tía Luisa (que es gallega porque en realidad son hermanastros) y el tío Liam. Núcleo familiar montado. 

Seguimos: la historia transcurre entre la actualidad (2021) y varios momentos del pasado de Nora (¿Y Ramón? Ah, habrá que leer el libro...) Así da comienzo: 

Dicen que los cumpleaños siempre son motivo de alegría, una señal de que seguimos vivos y es cierto, pero también nos acercan, año tras año, al final del camino. En la residencia San Pablo no se hablaba de otra cosa.



Capítulo 1: primavera, marzo de 2021.
Rosa (personaje aleatorio que apareció por allí) cumple noventa y nueve años. Este hecho hace que Nora se evada hacia su propio recuerdo de (también primavera) marzo de 1946 cuando cumplía 8 años años (el cumpleaños más triste de su historia). A través de esa ventana metáforica accede a sus recuerdos, viéndolo todo sentada en un sofá azul, que por obra y gracia de mi imaginación vislumbré. Como no,  llegan más personajes (la lié parda en el inicio ya) y la idea comienza también a desparramarse. 

Definitivamente abandono la ocurrencia de presentarla al concurso de Amazon, al menos imposible para el de este año.

Al estar pensando en una historia, de repente empiezan a encajar varias piezas en ese puzle imaginario que se va formando en la mente. Sin querer, te encuentras pensando a todas horas en esa nueva idea de forma involuntaria, al menos en mi caso. Entonces, como la historia comenzaba en primavera me pregunté: 

¿Un recuerdo por estación? Podría estar bien, mejor aún. ¡Tres recuerdos por estación! Así que tenemos un recuerdo por mes: 12 recuerdos en diferentes épocas hasta llegar a la actual. 


Y entonces, como no tengo mesura, allá aparece Loren otra vez, en esta ocasión de manera indirecta, porque en esos tiempos le había dado por escuchar Las cuatro estaciones de Vivaldi, ¿y yo que tenía en mi historia? ¡Cuatro estaciones! Pues ea, que la música tenga que ver con los recuerdos y bla, bola, bla, pero amigos, la cosa no se detiene ahí. Me puse a investigar sobre la partitura del gran compositor. ¿Sabiáis que Vivaldi compuso unos sonetos para cada estación y para cada tiempo de la obra? Aquí te lo explica Jaime Altozano  de una manera didáctica y divertida. Me leí los sonetos y eso me inspiró mucho más, enriqueciendo la historia.

¿Es todo? ¡No! Los girasoles tienen un hueco especial, porque empecé a verlos por todas partes, pues a Loren (otra vez Loren) le dio por la decoración con girasoles, ¡qué sé yo! Investigué sobre el ciclo de vida de los girasoles, esa planta mística. Y resulta que se siembran y empiezan a brotar en primavera, ¡anda, qué bien! Ya que los recuerdos de Nora comienzan en esa época y es ni más ni menos que la infancia:

En la novela, el ciclo de vida de los girasoles se relaciona con el paso de los años y las estaciones. De tal manera que, la infancia estaría representada por esa siembra, la germinación y brote del girasol; la adolescencia con el momento del florecimiento (verano, aunque no corresponde exactamente con el ciclo real de los girasoles, y depende también de donde estén plantados); el marchitamiento con la adultez y la senectud, otoño e invierno. El despojo de las semillas (que servirán para crear nueva vida, metafóricamente se podría relacionar también con el nacimiento de un hijo/a). Además, habrá un campo de girasoles que esconda un gran secreto. 🌻

Me preguntaban (por un especial de preguntas y respuestas para Youtube por haber alcanzado los 100 sucriptores, ¡gracias!) que cuando tienes una idea para una novela, ¿cómo sabes si es buena? Realmente no sé si se puede llegar a responder esa pregunta, también depende de lo que cada cual entienda por "bueno" que no siempre es lo mismo, o si más bien se refiere a si es viable comercialmente y tal. Sin embargo, si sé que será una historia importante para mí, porque está cargada de simbolismo y de historias de vida, que me encantan. Porque, eh, espera un momento, ¿qué ha sido de Ramón? ¿Y del tío Liam? Entre otros muchos que han nacido de mi mente y pensamiento. ¿Será buena la historia? El lector dirá, para mí sí lo es por esto todo que he venido explicando para intentar contar cómo surge una idea desde mi punto de vista. En este caso han sido miles de factores implicados y seguro que mientras siga escribiendo, aparecerán otros miles. 

En ocasiones, una idea puede ser más simple (no sé porqué las mías tienden hacia la complejidad, seguro que tiene que ver con mi propia manera de ser) y en otras más enrevesada. Costará más o menos tiempo sacarla, y de la nada se creará. ¿No es maravilloso? La creación del universo en comparación a la creación de una novela se queda en pañales😁 No es cierto, pero se me ocurrió mientras escribía. 

Creo que la entrada ha quedado eterna, ahora que nadie me lee, aprovecharé para introducir algún anuncio por el medio XD Clica en él para apoyarme.



Sigo escribiendo... 

0 Comments:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! En breve, recibirás una respuesta

Cute Black Pencil