Lúxefer: magia, pistolas y navajas de Marc Barrio

  




Ficha técnica

Título: Lúxefer: Magia, pistolas y navajas

Año de publicación: 2020

Editorial: Autopublicado

Longitud: 139

Portada e ilustraciones interiores: Agostina Arraigada

Sinopsis: La vida de Cazz está a punto de cambiar para siempre. Se acabó cultivar el huerto, cuidar el rebaño y estudiar magia. Ha llegado el momento de crecer, de despedirse de su infancia y de tomar decisiones. ¿Abandonará el diminuto pueblo en el que se crió? Puede que no tenga elección.


PREMISAS

Según he podido informarme esta es la primera parte de la saga Lúxefer de fantasía steampunk. El autor ha querido incluir nombres y topónimos latinos frente a los ingleses tan harto utilizados en la creación de mundos de fantasía. Así, algunos conjuros que aparecen en el libro son palabras derivadas del latín y también hace uso del gallego con sus términos meiga o la inclusión del conjuro de la queimada. Un punto de originalidad en la obra.

Pero, ¿qué es Lúxefer? 

—Lúxefer, muestra lo que está oculto. Significa luz, pero también verdad y descubrimiento. Limpia las mentiras y borra las máscaras. El mundo ha olvidado quién descubrió las palabras, pero siguen aquí.
—¿Qué dicen?

—Depende de quién las llame. A veces hablan del pasado, otras hablan del futuro. A veces hablan de magia.

El libro se divide en siete episodios que comienzan con un sugerente título (que luego se ve representado en el texto) adornado por ilustraciones en blanco y negro de Agostina Arraigada:

Cada capítulo habla de un personaje diferente en la mayoría de ocasiones, destacando siempre el papel de Cazz que a mi entender es la protagonista absoluta. De la mano de ella y del resto de personajes que van apareciendo por el camino, recorreremos un mundo nuevo, creado para la ocasión, con historias de romance, mentiras, acción y engaños. Y además, un final inesperado.

MI OPINIÓN




Habiendo leído otro libro del autor este sin duda se ha quedado a la altura del anterior (La gran mentira) he incluso lo ha superado (son historias bien diferentes, también es verdad). En la construcción del mundo con nombres tan originales como extraños, uno parece ir viajando con los personajes de situación en situación con ese ritmo ágil en el estilo de Marc Barrio.

Cazz es una niña que ya se convierte en mujer y debe aprender a usar la magia, también ha decidir si se queda en el pueblo que la vio nacer o aspirar a llegar más lejos. Amoríos adolescentes que encuentran su hueco en la narración y tienen toda la lógica en la historia. Y no solo amoríos adolescentes también de los adultos. Aunque el autor no profundice demasiado en ninguna historia en particular o nos ponga en antecedentes, aun así logra transmitir lo que sienten y padecen los personajes principales. Todo ello es lo que le aporta esa velocidad a la lectura sin andar con dimes y diretes. 

-¿Temes a la oscuridad? 

- Temo más a los hombres.

Los capítulos son cortos, bien estructurados en cuanto a extensión y en el final de cada uno de ellos deja siempre ese gancho que te hace querer seguir leyendo. No es una novela de fantasía al uso, tiene eses toques steampunk y también esos otras reminiscencias a la novela de vaqueros del lejano oeste, especialmente en los dos últimos capítulos. 


Noche de brujas

Palabras y silencios

La recua dorosi

Secretos íntimos

Casa de bruja, boca de lobo

Pistolas a medio día

Tres balas para un final 

 

La magia está muy bien tratada, no hacen falta innumerables explicaciones de como funciona o deja de funcionar (¡es fantasía!) y queda bien claro que una palabra bien dicha puede provocar alivio o muerte. "Confianza. Qué palabra. A Rebeca le gustaban las palabras, desde que era pequeña y pasaba horas hablando con el gato de su tía. Pero había palabras que no significaban nada para ella, que eran meros contenedores donde la gente arrojaba los significados. Eran sombra, huellas en la arena, humo en el viento. La gente se aferraba a ellas -confianza, fortuna, amor- convencidos de que eran escudos, refugios y pilares. Los unos a los otros se las decían al oído y las repetían por las noches para conciliar el sueño. Pero ella no. Para ella las palabras no significaban nada y podía controlarlas.

Muchas frases para el recuerdo deja este libro que no puedo desvelar para no caer en algún spoiler. Lo mejor que podéis hacer es leerlo para descubrir esos párrafos maravillosos que ya han quedado marcados en mi lector de Kindle. 

Comprar en Amazon, clic en la imagen (¡merece la pena!) 
Incluido con la suscripción de Kindle Unlimited

El giro del final hacia un desenlace que me dejó con la boca abierta es de lo mejor del libro. Me quedé entre triste y aliviada, aliviada por saber que es la primera parte de una saga y que por tanto tendrá continuación, ya que el final así se presta a ello. 

Por poner un solo punto negativo, que es más cuestión de gustos que de otra cosa (¡lo siento mucho, Agostina!) considero que la portada no le hace justicia al libro. Aunque las letras al estilo oeste pueden dar una idea de lo que nos vamos a encontrar en el interior, el libro es mucho más que eso. Creo que una portada más reveladora le ayudaría a llegar a más lectores.

EDITADO DICIEMBRE 2020 

El autor modificó la portada cambiándola por la que podemos ver a continuación, creo que estas SÍ le hace verdadera justicia a la historia ¡Enhorabuena! 



¿Qué dices cuando ya no hay nada más que decir, pero no quieres callar porque sabes que es la última conversación? Silencio. Nada más que silencio.

 

SOBRE EL AUTOR

Puedes encontrarlo en Twitter y en su WEB

Marc Barrio tiene una amplia carrera como productor de cine y publicista. En el sector literario tras incontables negativas de editoriales, decidió convertirse en su propio editor.

Su primer libro en solitario "Las ratas de la galaxia" es una space opera episódica que transcurre a través del tiempo y el espacio. Tras unos meses en las librerías, la editorial que lo respaldaba quebró lanzando el libro al montón de descatalogados. Actualmente se puede comprar en Amazon la segunda edición, editada por el autor.

"La gran mentira" es su primera novela autoeditada. Fue un éxito de crítica, pero un fracaso comercial al ser imposible de catalogar.