marzo 2016

Blog

Últimas entradas


**Eternamente joven**


Fuente fotografía: Tom Hussey "Reflections"



Habrá quien piense que tener una apariencia externa juvenil es una ventaja y una maravilla, algo que todas las personas que tienen cierta edad -elevada- querrían tener. Que te echen menos años de los que tienes, que te miren con pasmo cuando dices tu edad real, "No los aparentas" exclaman sorprendidos, que los niños te vean como su compañero ideal para jugar... etc.

A mí la edad no me dice gran cosa. Es una cifra, un número o un par de ellos. Hay quien cree que cuanto mayor es ese número, mayor es la sabiduría y la experiencia y tiene cierta lógica pensar eso, lo de la experiencia digo, porque lo de la sabiduría es mucho suponer. Así, es creencia popular, que cuanto más tiempo transcurre por el cuerpo y la mente de alguien, más sucesos (buenos, malos, peores o mejores) le ocurren y se sobreentiende que se aprende de todos ellos y se gana experiencia de vida, como en un juego de rol, cumplir años es como subir de nivel.

Esta tónica que parece la dominante o la que la mayoría de la gente (la masa como yo le llamo) tiene por cierta, es algo con lo que no estoy de acuerdo. ¡Cómo no! Me encantan las excepciones, soy fan desde hace muchos años, fan de las minorías, del pensamiento propio, de las mentes no pastoreadas y es por ello que puedo pensar (sin despeinarme siquiera) que los años, la edad, los números no traen consigo la experiencia ni la sabiduría. El que haya multitud de casos en los que se cumpla esa expectativa no significa que también ocurra lo contrario. Ambas teorías conviven en un mundo que da demasiada importancia a lo que la edad dice (o cree decir) acerca de cada persona.

Mi pensamiento es distinto. Creo que hay muchos jóvenes (de número) con más experiencia y sabiduría que otras que le duplican, le triplican y hasta le cuatriplican la edad. Personas que en un solo año suben 20 niveles de golpe que no se ven reflejados en su apariencia (a veces sí) ni en su edad real. Y suben de nivel por las circunstancias y acontecimientos que les toca vivir con los que tienen que lidiar y de los cuales van aprendiendo. Otras personas cumplen años y continúan sin aprender nada.

Me he ido alejando un poco de la idea principal de este post, pero era importante dejar clara cual es mi opinión respecto a la edad. Para mí no es vinculante la edad de quien me habla, sino sus hechos, sus acciones, sus palabras, sus pensamientos... Miles de millones de cosas más que nada tienen que ver con ese número que es el resultado de restar el año de nacimiento con el año actual. Son solo números.

Parece que mi opinión no es tan extendida como la de que la edad es la que otorga cualidades y características que los más jóvenes no tienen porque aún son jóvenes: respeto, educación, saber estar, experiencia en la vida... 

Volviendo al hilo inicial, tener una apariencia juvenil a veces no es ninguna ventaja sino todo lo contrario. El porqué ocurre esto, es debido precisamente a que la mayoría de personas piensan de una manera determinada sobre los jóvenes: la que acabo de exponer anteriormente. Me encuentro muchas veces frente a gente que me juzga por mi apariencia, suponiendo que soy más joven de lo que parezco y por ello menos sabia o menos experta.  

Contacto

Envíame un mensaje
He leído y acepto la política de privacidad

Para cualquier sugerencia, idea o colaboración o simplemente para saludarme. ¡Gracias por el interés!

  • infomonikaferen@gmail.com